lunes, junio 18, 2007

En el día del padre.

Ayer, en el día del padre, fuimos a visitar la casa que será en un tiempo muy próximo, la nueva casa de mi sobrinita y sus padres. Realmente me sentí contento de ver que a las personas se les cumplen algunos de sus sueños, tarde o temprano, a veces más tarde que temprano. Creo que la clave para no volverse loco, es saber hacer del tiempo un amigo y no lo contrario.

Sé que es una tontería, pero igual, hace un par de semanas me pagaron una facturilla que andaba por ahí dando vueltas desde hacía algún tiempo, y pude, después de varios años soñando (sé que es una pendejada, pero igual lo quería tener), comprarme un Playstation 2! WOW!... Obviamente, y como soy un fiebre no he parado de jugar desde entonces...

El sábado anterior, Ale, me había regalado el producto de su última semana en el "kinder-maternal". Me hizo una bolsita y la pintó con sus manos, le puso una letra "A" de madera y dentro de ella, venían 6 corazones de chocolate deliciosos. Esa bolsita ahora tiene un propósito en la vida, guardar todos mis tesoros. Cuando Vivi le preguntó que qué era lo que había hecho para papá, él respondió "un regalo", de hecho se limitó a decir lo mismo y no quiso (o no supo) decir nada más al respecto. Era su secreto. Cuando me lo dio me sentí como un tipo bendecido, es que es raro ver que alguien tiene esa ilusión de darme un regalo, talves esta línea se de para malinterpretaciones, pero es que no quiero que se me malinterprete.

Un día tendremos nuestra casa propia.

No hay comentarios.: